Mi templo, mi cuerpo

He tardado 25 años en comprenderlo, pero una vez desperté ya no hubo vuelta atrás. Ahora puedo decir que sí, que tengo fe, que creo, y nunca antes me había sentido así. Creo en las posibilidades que me brinda mi cuerpo que es mi templo, y, por fin, creo en mi.

Leer Más