Mi templo, mi cuerpo

He tardado 25 años en comprenderlo, pero una vez desperté ya no hubo vuelta atrás. Ahora puedo decir que sí, que tengo fe, que creo, y nunca antes me había sentido así. Creo en las posibilidades que me brinda mi cuerpo que es mi templo, y, por fin, creo en mi.

Leer Más

FRÁGIL

La fragilidad personal se acostumbra a esconder, no la queremos mostrar… ¿Pero qué pasa cuando de golpe te rompes a trozos?

Leer Más