La pasión

Suelto el esfuerzo, conecto con la pasión. Este se ha convertido en mi nuevo mantra de vida.

Desde hace un tiempo que la idea del esfuerzo no me termina de encajar. El esfuerzo lleva una carga de violencia en su forma de entenderse, de forzar lo que no es, de obligación. Y desde que trato de vivir la vida que deseo esta carga del esfuerzo no la quiero en mi vida. Pero déjame que te cuente…

Cambié el esfuerzo por la pasión, la obligación por el compromiso, la fuerza por el movimiento del fluir y me funciona mucho mejor, me siento más plena, más conectada a lo que hago.

Nos amarramos al esfuerzo porque así no tenemos que comprometernos de verdad. Cuando nos esforzamos seguimos en la posición de víctima, es fácil darnos a la queja si algo no sale como queríamos si lo estamos haciendo des del esfuerzo.

Cuando nos apasionamos nos colocamos en el lugar de la responsabilidad, de la auto-responsabilidad y el compromiso real, en la acción que nace de la reflexión y la proyección que se esdeviene al ancalrnos a nuestra pasión. No hay queja, hay compromiso, no hay obligatoriedad, hay voluntad. Y la forma en que percibimos lo que hacemos cambia.

Y, ¡ojo! No confundáis esta idea con hacer solo lo que nos gusta. No. El compromiso para vivir con pasión implica transitar por situaciones, acciones, movimientos que quizás no nos son tan cómodos como otros. Pero no los andamos desde la queja, no los accionamos desde lo impuesto; los vivimos desde la ilusión de saber que ésto es parte de lo que mueve nuestras vidas, y que nos acerca a nuestra pasión.

Y así es como todo toma una nueva forma. Nos volvemos responsables de nuestras vidas, somos soberanas de nuestro tiempo, vivimos enraizadas a nuestra verdadera voluntad.

Yo siento la pasión como una llama que se enciende en mi interior, que calienta mi fuego interno y que me permite accionar. ¡Y qué importante mantener viva esta pequeña llamita para que sea una gran hoguera cuando es necesario!

Y tú, ¿vives des del esfuerzo o desde la pasión?

Gracias por leerme,

Judit.

PD: para mi es fácil conectar con la pasión siempre que me recuerdo mi para qué, mi propósito mi Dharma. Te invito a buscar el tuyo y conectar con él.