Bienvenida primavera

Florecer,
a diario, como acto de amor, como acto de esperanza.

Florecer,
cada día, en la sonrisa, en el suspiro, en el movimiento.

Florecer,
cuál renacer. Cuál inicio. Cuál fin.

Florecer,
para ser, para nutrir, para vivir.

Y así, con estas palabras le digo: bienvenida primavera. Una primavera que deseo distinta a todas las anteriores, por la experiencia que nos ha regalado el último año. La última primavera se nos privó y tuvo que ser interna, y con los aprendizajes que nos llevamos de tal experiencia siento que ésta será distinta, la viviremos desde el agradecimiento y el amor.

Hace un año escribía unos versos que decían así:

Curiosa la primavera en que florecimos por dentro.

Desde entonces veo flores donde antes veía piedras.

Y aunque nos privaron de primavera, personalmente, viví una primavera interna, profunda, intensa. Un momento de recuperar terreno fértil, y que las semillas que apenas sabía que existían brotaran con fuerza. Una primavera de florecer con todos los pinchos que hirieron y sangraron mis adentros, y con toda la belleza que suavizó las heridas.

Y para esta primavera me deseo vivir con la consciencia del tiempo, del cambio, del ciclo dentro; pero poder gozarlo fuera. Nutrir de dentro a fuera, y de fuera a dentro. Ser espejo, reflejo, naturaleza.

Y me apetece volver a conectar con la naturaleza, disfrutar del sol y el calor que empieza a llegar. Gozar de los cambios en el paisaje, de las noches frías todavía, de las lluvias que riegan, de la montaña verde y del mar azul.

Ansío vivir fuera, salir de la pantalla, cruzar la puerta y alejarme de las cuatro paredes que son casa, hogar y , a veces, incluso prisión. Necesito volver a lo natural, a sentir los ritmos en mí y en conjunción con la naturaleza. Volver a conectarme de lo que me he desconectado con tanta restricción y límite.

Y sé que llegará. Sé que volverá un huerto con el que nutrirme. Un espacio con el que conectar con la naturaleza. Un nuevo hogar. Un nuevo hoy. Un nuevo ahora.

Siento, la primavera despertando en mí, y hay un llamado que no puedo silenciar.

Y tú, ¿Cómo sientes esta primavera?

¡Bienvenida primavera! Quiero vivirte sin prisa, pero sin pausa.

Gracias por leerme,

Judit.

PD:  ¿sabes que cada mes mando una carta personal e íntima para inspirarte e invitarte a la reflexión? Si quieres recibirla apúntate aquí a la Newsletter de Lost In The Village. Muchas gracias.

PD2: Veo que la primavera es musa e inspiración, el año 2019 le escribí, y en el 2018 también, puedes leerlo aquí: